Rusia es una de las economías más pujantes a nivel internacional. Exportar al mercado ruso es una ventana abierta a la expansión de empresas españolas que busquen exportar a Rusia y ampliar mercados. El mercado ruso ofrece una diversidad excepcional para las empresas españolas que quieran desarrollar en Rusia su actividad como forma de ampliar horizontes comerciales. Pero el proceso a veces puede parecer complicado para aquellas empresas que deciden exportar por primera vez al mercado ruso.

El desconocimiento de los trámites burocráticos, de la legislación, el funcionamiento de las aduanas en Rusia, de la idiosincrasia del mercado ruso, sus necesidades, sus consumidores, la economía rusa, etc. Son elementos a tener en cuenta antes de la expansión de cualquier empresa que haya considerado el mercado ruso. Su desconocimiento puede jugar en contra de las empresas. Por eso, Lesco Group ofrece su conocimiento y su experiencia en la asesoría internacional para empresas.

Rusia es, según datos del Fondo Monetario Internacional, la octava economía del mundo por volumen de Producto Interior Bruto, por encima incluso de países como Australia, Canadá o España. Así que, invertir en Rusia es un sector seguro: una economía solvente como la rusa facilita el consumo. Exportar a Rusia puede ser una buena salida para aquellas empresas que operen solo en España y hayan visto mermadas sus ventas por la falta de consumo de la economía española.

Los bienes que más importa Rusia, es decir, aquellos de los que es deficitaria y necesita traerlos de fuera para abastecerse son, en primer lugar, calderas, máquinas, aparatos y artefactos mecánicos o partes de esas máquinas. Esa partida arancelaria movió en Rusia, en la primera mitad de 2015, más de 13.000 millones de dólares. Rusia importa también máquinas, aparatos y material eléctrico, por valor de más de 7.000 millones de dólares. Vehículos automóviles, tractores, otros transportes terrestres y sus componentes ocupan el tercer puesto de bienes de industria consumo que Rusia importa (casi 6.500 millones de dólares). Hay una demanda muy acusada también de productos farmacéuticos (más de 3.300 millones de dólares), plásticos y manufacturados derivados (más de 2.800 millones), instrumentos de óptica, mobiliario, textil, fotografía, cinematografía e instrumentos quirúrgicos (casi 2.000 millones de dólares).

Además, exportar a Rusia puede ser la llave al resto de Asia por su situación estratégica. España queda en una posición ventajosa con respecto a las mercancías exportadas desde el mercado oriental por ofrecer productos cualitativamente distintos: de cuidada calidad, con valor añadido y con garantía de la Marca España.